La improvisación como arte: Entrevista a Muz Muz

Por: Andrea Deydén

Laboratorio Arte Alameda fue utilizado como quemadero en tiempos de la Inquisición. Eso es lo que muestra la placa que enseñó Gudinni, trompeta de Muz- Muz, antes de una sesión de improvisación en ese emblemático espacio al centro de la Ciudad de México.Él no lo sabía entonces, pero yo nunca había estado en un concierto de música experimental. Es más, ese apellido incrustrado en una de mis palabras favoritas me resultaba incomprensible y casi chocante. Sin embargo, por invitación de uno de los oídos más instruidos que conozco, decidí probar.Durante la tocada, un espectáculo audiovisual, las figuras no sólo se transformaban ellas mismas, sino lo que me hacían sentir también. Pasaron muchas cosas por mi mente, tomaron fuerza algunos de mis recuerdos y mi repertorio de sensaciones se abrió como una caja de Pandora. Sonidos nuevos, inesperados hasta para los compositores, pasaban frente a mis ojos con forma, color y textura definida.

mm

“Queríamos adentrarnos en el camino de la distorsión de estructuras quebradas”, me comentó Iñigo después del concierto, a propósito de Melaza, su nuevo disco. ”Desde el punto de vista formal con respecto a otros trabajos, éste se acerca de una manera más franca al terreno del noisma”,agregó.“Melaza fue un trabajo ex profeso para el sello Suplex. Todo es improvisación, grabamos varias horas y seleccionamos tracks para asegurarnos de ofrecer una obra completa en cuanto a escucha”, señaló Gudinni.

Con Muz-Muz, la improvisación juega parte esencial del proceso. Sin saber qué va a pasar o cómo van a salir las cosas, sin una melodía definida ni un final estipulado, este dueto ofrece con cada nota algo nuevo y atrapante. Una ”experiencia trascendental”, como le llaman en su página web.

“Pretendemos generar experiencias musicales mediante la improvisación. Hablamos de trascendencia en el sentido de la contraposición con el entretenimiento tipo MTV; queremos que la gente que viene a vernos sienta algo con nuestro trabajo”.

Cabe destacar que la improvisación a la que hace referencia Muz-Muz no significa falta de estudio. Programas como Ableton enriquecen su universo de posibilidades acústicas.”Es un reto usar esta clase de software. Como herramienta, ofrece un universo muy rico en posibilidades, pero no hay que tener en cuenta que no es lo últmo ni lo único.”

Los experimentos electroacústicos  han formado parte de los miembros de Muz-Muz desde mucho antes de que la banda se formara. Son parte de su historia y producto de diferentes experiencias de su vida, familia y trayectoria musical.

Gudinni comenzó la experimentación electroacústica cuando niño con sus juguetes. Nació en una familia donde se escuchaba música de avanzada, como él la llama, y tuvo contacto con la música desde pequeño.

“De niño yo no descubrí el hilo negro ni nada, pero me gustaba acercar y alejar las grabadoras que había en mi casa para ver qué pasaba”.

Por su parte, Iñigo se acercó a este tipo de producciones mientras tocaba la guitarra en una “experiencia más cercana al rock”, como él menciona. Desde entonces, comenzó a grabar y a jugar con sonidos cada vez más extravagantes, pero no fue sino hasta un concierto donde se dio cuenta de que más músicos compartían su afición por la electroacústica.

SAM_5769
Ambos músicos son conscientes de que algunas personas se están acercando a lo experimental.
“En cada tocada llega gente nueva; no sólo a los que ya conocemos.”

Yo fui en esa ocasiòn una de las nuevas personas que se involucró en la experiencia trascendental de Muz-Muz. De ser algo totalmente ajeno, el proyecto pasó a transformar algo en mí, aunque no la entendiera en un principio.

“A esta música no puedes buscarle el ‘do re mi fa sol’, tienes que sentirla y disfrutarla. Si no, sería como entrar a un museo y esperar que todo siga los lineamientos de un Velázquez o un Rembrandt.”

Esa noche, tras hablar con Muz-Muz, salí a las calles del Centro Histórico con dos ideas claras. La primera es que el mundo sería un lugar muy aburrido si todo estuviera suscrito a los cánones de Velázquez. La segunda: Es una fortuna que el quemadero de la Inquisición ahora sea un lugar donde la música puede vivir en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s