Películas de niños, no tan para niños (Reportaje)

Posters

Por Tabatha García y Mariana Rosas

¿Cuántos no han escuchado la famosa y molesta frase “ya estás grande para ver caricaturas”? Seguramente en más de una ocasión la has oido o te la han dicho, y es que aunque tengas 20 ó 30 años, ver Los Simpsons o South Park es parte de tu rutina porque son caricaturas que no están hechas realmente para niños, un fenómeno que se ha extendido al cine. Así que aquí te decimos algunas películas que parecen infantiles pero que te aseguramos ofrecen algo más que sólo los adultos logran entender.

Rango (2011), Gore Verbinski

Bajo la dirección de Gore Verbinski, Rango se encargó de revivir el Western en la animación, y lo hizo siguiendo los elementos básicos de este género: un héroe, bandidos, damiselas en peligro y, sobre todo, personajes de ética cuestionable que están dispuestos a hacer lo que sea necesario con tal de obtener lo que quieren.

A simple vista parece una película infantil en la que caricaturas de animales del desierto intentan rescatar su hogar de la sequía con la ayuda de un desconocido héroe que resulta ser una camaleón mascota que no está seguro de lo que quiere o de quien es. Sin embargo, conforme avanza el filme se nota una clara temática lejos de los clásicos infantiles: corrupción, ambición, usar a los individuos como un medio y buscar la forma de que todos estén “esclavizados” bajo tu mando.

Si la temática no es suficiente para que te des cuenta que Rango está lejos de ser una película de niños, tal vez los sueños surrealistas al más puro estilo de una pintura de Salvador Dalí lo hagan. Aunque también están las referencias a películas y personajes icónicos del Western, sin los cuales la película no logra entenderse de la misma forma.

Fantastic Mr. Fox (2009), Wes Anderson

Primera animación dirigida por Wes Anderson en el 2009, y basada en la novela para niños homónima escrito por Roald Dahl en 1970, esta película está lejos de tener como objetivo al público infantil.

El Sr. Fox es un zorro que, después de enterarse que será padre, aparentemente deja de ser un ladrón para convertirse en columnista. Ahora vive junto a su familia debajo de un árbol que está dentro de una granja propiedad de tres hombres crueles, quienes al enterarse  que Fox junto a una sarigüeya del “vecindario” van tras él para matarlo.

Si bien usa la técnica de stop motion de una manera casi magistral, y toda la película conserva el sello Anderson en cuanto a dirección de arte y paletas de colores, los personajes son los que más atraen la atención, pues por momentos los animales parecen tener mayor moralidad y humanidad que los propios humanos.

A simple vista, Fantastic Mr. Fox podría parecer una película adecuada para los pequeños, pero hace falta ver los primeros minutos, poner atención a los diálogos–plagados de humor ácido y negro– y ver por qué es una película para los no tan niños.

Nota: les recomendamos verla en inglés, pues las voces corren a cargo nada menos que de George Clooney, Meryl Streep, Willem Dafoe,  y el siempre fiel andersoniano, Bill Murray.

Toy Story 3 (2010), Lee Unkrich

Fue en 2010 cuando la última entrega de Toy Story llegó a las pantallas cinematográficas para mostrarnos lo que había pasado con Woody, Buzz Lightyear y compañía después de un par de años.

Al igual que Andy–el dueño de los juguetes– la generación que en los 90 conoció a estos divertidos e ingeniosos personajes también creció, por lo que a pesar de apegarse a una temática de niños, definitivamente esta película no estaba dirigida puramente a un público infantil. De hecho, hay algunos fanáticos de Toy Story que consideran que este filme fue hecho para ellos y no para las nuevas generaciones.

Algo que resulta casi imposible negar es que las personas mayores de 20 años formaron parte del público al que esta cinta fue dirigida, por lo que hay algunos cambios en comparación de las dos entregas anteriores. Uno de los principales detalles en el que se puede notar la empatía que se intentó mantener con las generaciones que crecieron con la historia, es que Toy Story 3 es la única película de la trilogía en la que un personaje adulto (Andy) forma parte significativa de la historia como uno de los lazos emocionales y no sólo un personaje secundario que motiva las acciones de los juguetes.

Sin duda, una película que conserva la trama infantil característica de las producciones de Disney y Pixar, pero que no deja de lado a todos los que crecimos junto a estos juguetes a lo largo de casi dos décadas.

Donde viven los monstruos (2009), Spike Jonze

Basada en el libro de Maurice Sendak que lleva el mismo nombre, Donde viven los monstruos cuenta la historia de Max, un niño que sueña con ser un monstruo y que al estar castigado, encuentra un camino que lo lleva a la isla donde viven criaturas temibles que lo nombran rey por considerarlo el más temible de todos. Sin embargo, a pesar de que el resumen da la idea de que se trata de un cuento común y corriente, esta película plantea personajes que se alejan drásticamente de lo que comúnmente veríamos en una historia infantil. De hecho, Jonze logra retratar personajes más obscuros que los del libro, lo cual convierte a este filme en algo lejos de ser clasificado como infantil, ya que incluso el cuento original fue criticado por no ser apto para niños.

Con actuaciones a cargo de personas reales y no personajes animados, esta cinta es un experiencia de reflexión para los adultos, ya que más allá de los sueños y temores de Max–de los cuales también somos partícipes–, cada uno de los monstruos representan distintas etapas a las que cualquier nos hemos enfrentado: enojo, violencia, frustración, depresión, inseguridad y felicidad.

Paranorman (2012). Chris Butler y Sam Fell

Probablemente una de las más infantiles de esta lista, a lado de Toy Story. Zombies, muertos y fantasmas, todo junto en una película animada a la manera más tradicional, stop motion.

Norman es un niño que, muy al estilo The The Sixth Sense (1999) ve y habla con fantasmas, y quien después de la muerte de su tío “rarito” que también hablaba con gente muerte, debe detener a los zombies que despiertan cada año en su pueblo.

¿Por qué no es para niños? Me sorprendería conocer a cualquier menor de 12 años que tenga un amplio conocimiento en películas del género, capaz de reconocer las referencias que Paranorman hace no sólo al cine de Romero, sino a otros clásicos del terror como Halloween (1978).

Por si fuera poco, ya al final de la película, cuya moraleja es “siempre sé tú mismo”, se deja claro que uno de los personajes es homosexual, mensaje que muchos padres podrían considerar no apto para los pequeños, pero que para los ya no tan niños cae como reflexión de aceptar y no juzgar a las personas por sus gustos o preferencias.

 

Las cinco películas que mencionamos son sólo algunas que, disfrazadas de cintas infantiles, logran cautivar y entretener a un público adulto. Sin embargo, también hay casos en los que el tema de la cinta nada tiene que ver con lo ingenuo de los dibujos animados, ejemplo de ellos son:

Waltz with Bashir (2008). Ari Folman

Con un estilo gráfico bien definido, que contiene una paleta de colores bastante obscuros, este documental intenta recopilar las memorias del director durante su participación en la invasión de Líbano en 1982.

Nominada a numeroso premios internacionales, como la Palma de Oro de Cannes, y los Oscares por Mejor Película Extranjera, Waltz with Bashir hasta la fecha, está prohibida en Líbano.

Persepolis. (2007). Marjane Satrapi

Un poco menos cruda que la anterior, Persepolis retrata la transición que hubo en Irán desde el derrocamiento del Shá en 1979 hasta la toma del poder por parte de los extremistas islámicos.

Persepolis está basada en la novela gráfica del mismo nombre y escrita por la misma Satrapi. De igual modo, estuvo nominada a diferentes reconocimientos cinematográficos por todo el mundo, entre éstos los Oscares y se hizo acreedora al Premio del Jurado en Cannes.

Debido a la temática de ésta, el gobierno de Irán se opuso a su proyección hasta el 2008, cuando permitió proyecciones limitadas y censuradas.

 

La películas que enlistamos son sólo algunos ejemplos que muestran lo diverso y multifacético que puede ser el cine, ya que a pesar de en ocasiones una largometraje parezca una cosa, puede ser que en realidad veamos algo completamente diferente a lo que esperamos. Todo es cuestión de estar atentos y darnos cuenta de todo lo que un mismo filme puede ofrecernos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s