Al día siguiente (columna)

Por Francisco Morales

Al día siguiente, el hombre que cayó a la Tierra decidió que no quería volver a casa.

Ya lo espetaban los blogs y periódicos con el sonsonete de siempre: “Tras “x” años de silencio, David Bowie está por lanzar su nuevo material discográfico”. Incontables teclazos han caído desde entonces, todos pigmentados con la acritud o el regocijo que ocasiona la vuelta de cualquier hijo pródigo de ese ya inabarcable suceso que, con cariño e ingenuidad, denominamos rock. Entre las reseñas que se le han concedido a The Next Day, rescato la estudiada visión de Sasha Frere-Jones en The New Yorker  y la acertada pieza de Tom Hawking en Flavorwire, ésta última hacedora del acierto de tildar al Bowie del 2013 como Meta-Bowie.

Y es que así ocurrió: quizá todos los Bowies que amamos hacen una aparición estelar en The Next Day. Tenemos al irredento bailarín, al cadete espacial, al héroe drum & bass y, sí, a una versión dosmilera y diluida de Ziggy Stardust. El álbum, más que un intento vacío por complacer a los fans, es el testimonio de un hombre que ha pasado años ponderando sobre el verdadero alcance de su legado, carente de la complacencia pomposa de los Rolling Stones, pero con la satisfacción del jornalero que juzga un trabajo bien hecho al final del día.

Confieso, por el bien de la transparencia, que no conozco tanto a Bowie como para entrar en discusiones sesudas sobre su discografía y la relación que ésta guarda con sus nuevas canciones. De sus trabajos previos, sólo The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars ha llegado al arcón en expansión de mis “discos indispensables”. Mea Culpa. Aprendí a amar al thin white duke a través de la banda iniciática de mi generación: Nirvana. En el mítico Mtv Unplugged in New York del ’94,  empujado por la veneración lírica que le profeso a Kurt Cobain, aprehendí a David Bowie, a los Meat Puppets y a Leadbelly con los sendos covers que urdieron los grungeros en acústico. En consecuencia, “The Man Who Sold the World” me atrapó tanto por lo hipnotizante de su riff como por su enigmática letra. Mi relación con Bowie, a partir de ese entonces, se cimentó en el contenido de las palabras en sus canciones.

Creo que, en el terreno de lo literario, The Next Day es una gran alegoría de la vuelta del Dios Rock a lo más candente de los reflectores. La narrativa del disco, si es que ésta existiera, presenta la historia del alienígena virtuoso que, tras su caída a la Tierra, decide pernoctar por tiempo indefinido hasta que descubre que se ha vuelto tan humano que su escape ya es irrealizable. Al día siguiente, Bowie despierta para contemplar y denunciar las atrocidades de los dosmiles (“I’d Rather be High”, “How Does the Grass Grow?” y “Where Are We Know?”); regodearse en la vitalidad amorosa y danzarina que aún posee (“The Stars (Are Out Tonight)”, “Dancing Out in Space” y “Boss of Me”); y desafiar a sus jueces (“Dirty Boys”, “If You can See Me” y “(You Will) Set de World on Fire”). Pero aún más importante, Bowie se entrega a la melancolía y desesperanza de quien envejece y rememora (“Love is Lost”, “Where Are We Know?”, de nuevo, y “Heat”).

La vuelta de David Bowie a la vista de nosotros, los no-rockstars, viene cargada de toda la nostalgia y reinvención que pudiera haberse esperado. Es, quizá, una lección para todas aquellas deidades con un mal regreso, una permanencia que raya en lo ridículo y/o la pretensión de mostrar una novedad que no poseen. Hay sabiduría en The Next Day y en aquello que predica: a veces uno se endiosa a tal grado que lo único por hacer es reflexionar sobre lo hecho, seguir con lo que vale y llorar por lo irrecuperable.

Ojalá que el hombre que cayó a la Tierra nunca encuentre su camino a casa.

The Man Who Fell to Earth

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s