Fashion+Photography (Reportaje)

Fotografía de yveskrier.com

Fotografía de yveskrier.com

Por Tabatha García

La fotografía ha recorrido un largo camino desde los primeros daguerrotipos hasta nuestros días; ha pasado de una toma en la que la medición de luz y tiempo era inexacta a un ambiente en el que cada aspecto está controlado y calculado para obtener las mejores tomas posibles. Con menos de dos siglos de existencia, el arte de capturar instantes de la vida en imágenes fijas ha evolucionado rápidamente. Fotógrafos, tecnología y la necesidad de innovación son factores que han ayudado a este proceso, sin embargo, es la moda con quien ha creado un lazo tan íntimo que sería imposible comprender el desarrollo e influencia de una sin la otra.

Breve historia

Tres décadas después de que Niépce obtuviera la primera fotografía en 1856, Adolphe Braun realizó una serie de 288 fotografías en la que Virginia Oldoini, Condesa di Castiglione, usaba su ropa de corte y posaba para la cámara. Es en este momento cuando se puede considerar el inicio la fotografía de moda, la cual comenzó a consolidarse en 1909 cuando Condé Nast tomó el liderazgo de la revista Vogue. Sin embargo, es en 1911 cuando se realiza, la que es considerada, la primera sesión fotográfica de moda moderna, misma que estuvo a cargo del fotógrafo Steichen y fue publicada en Art et Décoration.

Durante las primeras décadas del siglo XX, la foto de moda se consolidó a la par de publicaciones como Harpers Bazaar y Vogue, y fotógrafos como George Hoyningen-Huene, Cecil Beaton y Edward Steichen. Posteriormente, los cambios políticos del mundo–Primera y Segunda Guerra Mundial– hicieron que esta actividad migrara hacia Estados Unidos, dando mayor campo de acción y proyección a esta actividad artística.

Siguiendo lo que parecía un curso natural, a partir de la década de los 50, la fotografía de moda tomó más fuerza y fotógrafos como Richard Avedon comenzaron a definir el rol que ellos jugaban al interior de la industria, al mismo tiempo que marcaban el estilo de la mujer moderna. Actualmente, Patrick Demarchelier, Mario Testino, Alasdair McLellan, Victor Demarchelier y Annie Leibovitz son algunos de los herederos de un arte que en poco más de un siglo ha logrado consolidarse como una de las más observadas del mundo.

 

Detrás de la imagen

Lograr una editorial de moda en la que se transmita un concepto, al mismo tiempo que se establecen las tendencias del momento, implica más trabajo del que se podría creer. El shooting de una editorial requiere importantes procesos de pre-producción y post-producción, muy parecidos a la producción cinematográfica.

La primera etapa es el brief. Éste es el momento en que el editor de la revista decide el tema o concepto del shooting y el fotógrafo determina el estilo que llevarán las fotos. Desde las emociones hasta la iluminación, todo tiene que quedar planteado para que se pueda transmitir lo que el editor desea.

La siguiente etapa es el styling, en la cual se definen las prendas que se utilizarán para cada una de las tomas. Después está el maquillaje y peinado, los cuales tienen que complementar la ropa y accesorios, así como el concepto de la editorial. Aunque el fotógrafo no tiene una verdadera influencia en estos procesos, afecta su trabajo ya que es su deber que las prendas y maquillaje  luzcan correctamente en las fotografías.

Como últimas etapas de la pre-producción están el casting de modelo y conseguir locaciones. Sin duda, los modelos forman parte fundamental de cualquier editorial, ya que si no se selecciona al correcto, el concepto puede verse afectado pues es probable que no logren transmitir lo que el fotógrafo tiene en mente o que no encajen con el físico que se necesita. Las locaciones también son claves para lograr transmitir lo que se planteó en el brief, ya que de ellas depende que se cree el ambiente correcto para cada fotografía, por lo que es común que cada toma tenga su propio ambiente dentro de la locación principal.

Al momento del la sesión fotográfica siempre se necesita de un horario establecido para que todo el equipo pueda trabajar ordenadamente y sepa qué es lo que cada quien debe estar haciendo. El maquillaje y peinado deben ser las primeras acciones en el horario, pues son las que llevan más tiempo; además de manera simultánea, el fotógrafo coloca iluminación y hace pruebas, mientras que el departamento de arte prepara los sets que cada una de las fotografías necesita.

Es en el momento de la sesión que el fotógrafo juega un papel fundamental. Él es el encargado de dirigir a los modelos y transformar una visión en realidad. Desde las emociones y poses, hasta maquillaje, ropa e iluminación perfectos, el fotógrafo es responsable de que todo esté bien, es decir, él es el responsable de hacer que las personas y cosas sean lo que deben ser en ese momento.

Finalmente, en la post-producción se procesan las fotografías y son retocadas. Posteriormente el editor y el diseñador de la revista deciden el orden en que serán acomodadas las fotografías.

 

Fotografía con estilo urbano

El vínculo de la fotografía y la moda va más allá de las editoriales, los desfiles y la publicidad. Hay algunos fotógrafos que optan por alejarse de los estudios, apegarse a la esencia del fotoperiodismo y retratar la moda en la vida cotidiana.

Ahora consolidada como toda una corriente, la fotografía de moda en el diario vivir representa una nueva etapa en la que los fotógrafos se concentran en la ropa y no en la persona que la está usando. Aunque en ocasiones quienes aparecen en este tipo de fotografías son íconos de la moda, también se puede ver a personas comunes cuya ropa expresa algo lo suficientemente fuerte como para llamar la atención de la lente de un fotógrafo.

En los últimos años, Internet y los blogs han permitido que este tipo de fotografía se incremente y que fotógrafos como Scott Schuman y Garence Doré construyan su carrera sobre esta base. Sin embargo, capturar los mejores looks fuera de la pasarela es algo que Bill Cunningham, fotógrafo de The New York Times, lleva haciendo por décadas como parte de su vocación y pasión por la moda y la fotografía. De hecho, esta tendencia de fotografía de calle ha tomado tal importancia, que en 2010 el cineasta Richard Press tomó a Cunningham como sujeto de su documental Bill Cunningham New York.

 

Por simple que pueda parecer ante los ojos de aquellos que diariamente ven anuncios de ropa, joyería o calzado, grandes artistas contemporáneos han sido los encargados de llevar su visión y la de editores de moda a páginas de revistas que millones de personas han visto, todo a través de un lente y una cámara. Es por ello que, sin importar desde que perspectiva se intente observar, es innegable la relación inquebrantable y el legado que la fotografía y la moda han construido juntos.

Anuncios

Una respuesta a “Fashion+Photography (Reportaje)

  1. Pingback: Fashion+Photography (Reportaje) | Colores ciegos·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s